La conducta adaptativa en personas con discapacidad intelectual ...

  • Published on
    31-Dec-2016

  • View
    216

  • Download
    2

Transcript

  • 28SI

    GLO

    CER

    ORe

    vist

    a E

    spa

    ola

    so

    bre

    Disc

    ap

    aci

    da

    d In

    tele

    ctua

    lVo

    l 41

    (3),

    Nm

    . 235

    , 201

    0 P

    g

    . 28

    a p

    g

    . 48

    la conducta adaptativa en personas con discapacidad intelectual

    la conducta adaptativa en perso-nas con discapacidad intelectual1

    [Adaptive Behavior in People with Intellectual Disability]

    Patricia Navas MachoInstituto Universitario de Integracin en la Comunidad. Universidad de Salamanca

    Miguel ngel Verdugo Alonso Instituto Universitario de Integracin en la Comunidad. Universidad de Salamanca

    Benito Arias MartnezInstituto Universitario de Integracin en la Comunidad. Universidad de Salamanca

    Departamento de Psicologa. Universidad de Valladolid

    Laura Gmez SnchezInstituto Universitario de Integracin en la Comunidad. Universidad de

    Salamanca. Departamento de Psicologa. Universidad de Valladolid

    La conducta adaptativa se convirti en uno de los criterios diagnsticos dediscapacidad intelectual a partir de su inclusin en el ao 1959 en la 5 edi-cin de la Asociacin Americana de Deficiencia Mental (AAMD). No obs-tante, no existe en la actualidad ningn instrumento con propiedades psi-comtricas adecuadas que permita discernir qu son y qu no son limita-ciones significativas en conducta adaptativa de acuerdo a la concepcinactual del constructo. Con el nimo de garantizar que existan pruebas psi-comtricamente vlidas que aseguren la idoneidad de los servicios presta-

    dos y la precisin en el diagnstico, presentamos a continuacin el proceso dedesarrollo de un instrumento de diagnstico de limitaciones significativas enconducta adaptativa en el marco de investigaciones que ya han comenzado a darsus frutos en el contexto de la Asociacin Americana de DiscapacidadesIntelectuales y del Desarrollo (AAIDD). Siguiendo las directrices de la ComisinInternacional de Test para su adaptacin al castellano, el instrumento ha sidoaplicado hasta el momento a una muestra de 102 personas con y sin discapaci-dad intelectual y calibrado utilizando el modelo Rasch Rating Scale Model, obte-niendo resultados satisfactorios en trminos de la idoneidad de las categoras derespuesta utilizadas y el ajuste de los datos al modelo de acuerdo a los supuestosde los que parte la Teora de Respuesta al tem.

    PALABRAS CLAVE: Discapacidad intelectual, conducta adaptativa, diagnstico,Teora de Respuesta al tem.

    resu

    men

    1 Este artculo se ha escrito en el marco del proyecto de investigacin I+D PSI2009-10953 financiado por el Ministerio deCiencia e Innovacin, as como del Grupo de Excelencia sobre Discapacidad GR 197 de la Junta de Castilla y Len (B.O.C.y L. de 27-4-09; Orden EDU/894/2009). Los autores agradecen la colaboracin imprescindible de todos los centros y pro-fesionales en el trabajo de campo.

    siglo cero 235 22/11/10 16:46 Pgina 28

  • Las limitaciones en conducta adaptati-va como uno de los criterios para el diag-nstico de lo que hoy denominamos dis-capacidad intelectual comenzaron a estarpresentes en la 5 edicin de laAsociacin Americana de DeficienciaMental (AAMD) hoy conocida comoAsociacin Americana de DiscapacidadesIntelectuales y del Desarrollo (AAIDD). Enesta 5 edicin, las limitaciones en el fun-cionamiento intelectual general aparec-an acompaadas de deficiencias de adap-tacin social, madurez o aprendizaje(Heber, 1959).

    El trmino conducta adaptativa no sur-gir hasta 1973 y volver a ser sustituidopor el de habilidades adaptativas en la 9edicin de la Asociacin Americana deRetraso Mental en 1992 (Luckasson,Coulter, Polloway, Reiss, Schalock, Snell etal., 1997). En sta, en un intento por ope-racionalizar el constructo se identificaron10 reas de habilidades adaptativas. Nose demostr sin embargo si todas lasreas propuestas tenan entidad como

    tales mediante estudios de anlisis facto-rial o si alguna de ellas podra quedarsubsumida en otras, criticando as algu-nos autores la falta de contraste empricode las mismas (Montero, 2003) o la artifi-ciosidad del constructo de habilidadesadaptativas (Verdugo, 2003).

    Una de las mayores consecuencias detales reflexiones qued reflejada en elmodo en que la conducta adaptativa fueconceptualizada en la 10 edicin pro-puesta por la AAMR (Luckasson,Borthwick-Duffy, Buntix, Coulter, Craig,Reeve et al., 2004) adoptando un enfo-que trirquico de inteligencia al desglo-sar aquella en habilidades prcticas,sociales y conceptuales. Inteligencia yconducta adaptativa son considerados apartir de este momento constructos mul-tidimensionales y jerrquicos, pudiendoobservarse entre ambos un gran parale-lismo entre los dominios de ejecucinque los componen (intelectual, prctico ysocial) (Schalock, 1999).

    29SI

    GLO

    CER

    ORe

    vist

    a E

    spa

    ola

    so

    bre

    Disc

    ap

    aci

    da

    d In

    tele

    ctua

    lVo

    l 41

    (3),

    Nm

    . 235

    , 201

    0 P

    g

    . 28

    a p

    g

    . 48

    Patricia Navas Macho, Miguel ngel Verdugo Alonso, Benito Arias Martnez, Laura Gmez Snchez

    Adaptive behavior became one of the three diagnostic criteria for intel-lectual disability from its inclusion in 1959 in the 5th edition of theAmerican Association on Mental Deficiency (AAMD). However, there is cur-rently no instrument with adequate psychometric properties for discern-ing significant limitations in adaptive behavior according to the currentconception of the construct. With the aim of ensuring that there are psy-chometrically valid tests to ensure the suitability of the services providedand the accuracy of diagnosis, we present the process of developing a

    diagnostic tool of significant limitations in adaptive behavior in the context ofinvestigations that have already begun in the context of the AmericanAssociation of Intellectual and Developmental Disabilities (AAIDD). Followingthe guidelines of the International Test Commission for its adaptation to Spanish,the instrument has been applied to a sample of 102 persons with and withoutintellectual disabilities and calibrated using the Rasch Rating Scale Model withsatisfactory results in terms of the adequacy of the response categories used andthe adjustment of the data analyzed according to the assumptions of ItemResponse Theory.

    KEYWORDS: Intellectual Disability, adaptive behavior, diagnosis, Item ResponseTheory.

    sum

    ma

    ry

    siglo cero 235 22/11/10 16:46 Pgina 29

  • De este modo las habilidades concep-tuales incluyen factores cognitivos, decomunicacin y habilidades acadmicas,autodeterminacin y lenguaje. Las habili-dades prcticas o habilidades de vidaindependiente vienen dadas por la capa-cidad fsica para el mantenimiento, acti-vidades profesionales y de la vida diaria.Las habilidades sociales o de competenciasocial se refieren a habilidades necesariaspara las relaciones sociales e interperso-nales, competencia emocional y social yresponsabilidad.

    A partir de este momento, la defini-cin ms aceptada de conducta adaptati-va pasa a ser la propuesta por la AAMRen 2002, que concibe la conducta adapta-tiva como el conjunto de habilidades con-ceptuales, sociales y prcticas aprendidaspor las personas para funcionar en suvida diaria (Luckasson et al., 2004) y quese mantiene en su 11 definicin(Schalock et al., 2007, 2010; Wehmeyer etal., 2008).

    evaluacin de la conducta adaptati-va en personas con discapacidadintelectual

    A la 10 definicin de discapacidadintelectual de la AAMR de 2002 se lesuman una serie de aspectos importantesa tener en cuenta a la hora de evaluar laconducta adaptativa en personas con dis-capacidad intelectual:

    a) Su naturaleza multidimensional: con-junto de habilidades sociales, prcticasy conceptuales.

    b) Incrementa en complejidad con laedad hasta que llega a estabilizarse.

    c) Depende de las demandas del contex-to/grupo cultural.

    d) Refleja el comportamiento cotidiano,tpico y no el funcionamiento mximoa alcanzar en una determinada tarea.

    e) Su evaluacin es crtica en el caso deaquellas personas que presentan limi-taciones ligeras en su funcionamientointelectual.

    A diferencia de lo que suceda en defi-niciones anteriores y como una de lasconsecuencias de los trabajos de anlisisfactorial realizados, la dimensin com-petencia fsica y motrica es eliminada ala hora de hablar de conducta adaptati-va, considerando que su evaluacin ha derealizarse en el contexto de la dimensinde Salud (Harries, Guscia, Kirby,Nettelbeck y Taplin, 2005; Thompson etal., 1999). Del mismo modo la dimensinde conducta desadaptativa no se con-templa en la evaluacin y diagnstico delimitaciones significativas en conductaadaptativa. La eliminacin de este factora la hora de definir el retraso mental res-ponde a que la presencia de una enfer-medad mental, si bien es importante a lahora de tener en cuenta qu serviciosprestar, es irrelevante de cara al diagns-tico de discapacidad intelectual(Schalock, 1995).

    A partir de este momento, el nfasis enla evaluacin de la conducta adaptativase acenta por diferentes motivos:

    1. Las limitaciones significativas en con-ducta adaptativa representan uno delos tres criterios para establecer eldiagnstico de discapacidad intelec-tual.

    2. Los resultados en conducta adaptativaa menudo se entienden como un cri-terio a tener en cuenta en la planifica-cin de intervenciones.

    3. La consecucin de habilidades de con-ducta adaptativa se incluye comoobjetivo en adaptaciones curriculares.

    30SI

    GLO

    CER

    ORe

    vist

    a E

    spa

    ola

    so

    bre

    Disc

    ap

    aci

    da

    d In

    tele

    ctua

    lVo

    l 41

    (3),

    Nm

    . 235

    , 201

    0 P

    g

    . 28

    a p

    g

    . 48

    la conducta adaptativa en personas con discapacidad intelectual

    siglo cero 235 22/11/10 16:46 Pgina 30

  • 4. Las medidas de conducta adaptativaactan como indicador de la efectivi-dad de una intervencin/programa.

    5. Las medidas de conducta adaptativase convierten en ocasiones en undeterminante de la elegibilidad de losservicios a los que acudirn las perso-nas con discapacidad intelectual.

    Se incorpora en la 10 Edicin de laAAMR (Luckasson et al., 2004) un nuevoproceso o marco de evaluacin en la dis-capacidad intelectual y por ende, de laconducta adaptativa, sealando sus dife-rentes funciones: diagnstico, clasifica-cin y planificacin de apoyos. Cuando elpropsito de la evaluacin de la conduc-ta adaptativa sea establecer un diagns-tico de discapacidad intelectual, la dci-ma edicin de la AAMR (Luckasson et al.,2004) enfatiza el uso de instrumentosestandarizados a partir de los cuales losprofesionales puedan considerar queexisten limitaciones significativas en con-ducta adaptativa, tomando como criterioel resultado en pruebas estandarizadasde una puntuacin que se aleje dos des-viaciones tpicas por debajo de la media.

    Los instrumentos empleados para talfin han de cumplir tres requisitos: ser psi-comtricamente vlidos; centrarse en lastres reas o dominios propuestos por laAAMR en su definicin de conductaadaptativa, a saber, habilidades concep-tuales, sociales y prcticas; y estar estan-darizados sobre grupos de personas con ysin discapacidad intelectual.

    Las razones por las que resulta funda-mental tanto desde el punto de vista te-rico como prctico identificar la validezpsicomtrica (anlisis factorial explorato-rio y anlisis factorial confirmatorio) delas dimensiones que integran el construc-to de conducta adaptativa son tanto lanecesidad de identificar las limitacionessignificativas que existen en cada una de

    las reas para proporcionar los apoyosadecuados en cada una de ellas as comoevitar los falsos positivos (lo cual reduci-ra la probable sobrerrepresentacin deindividuos procedentes de grupos minori-tarios) y falsos negativos que pueden noestar recibiendo un servicio necesario.

    Gracias al desarrollo en los ltimosaos de nuevos instrumentos de evalua-cin la investigacin ha avanzado sustan-cialmente en el entendimiento de la dis-capacidad intelectual y en la compren-sin de la conducta adaptativa en estecolectivo, pero los instrumentos de eva-luacin y los estndares profesionalespara el diagnstico no se han sumadotodava a ese proceso de cambio concep-tual.

    A pesar de la creciente importancia dela dimensin de conducta adaptativa enla evaluacin de la discapacidad intelec-tual, no existe en la actualidad ningninstrumento acorde con su actual defini-cin y focalizado exclusivamente en eldiagnstico.

    Hasta el momento de las ms de 200pruebas de conducta adaptativa identifi-cadas por Schalock en 1999, se consideraque tan slo cuatro son apropiadas en elcontexto ingls para la realizacin deldiagnstico de limitaciones significativasen conducta adaptativa (Tass, Schalock,Balboni, Bersani, Borthwick-Duffy, deValenzuela et al., 2008):

    1. Vineland Adaptive Behavior Scales II(Sparrow, Balla y Cicchetti, 2005).

    2. Adaptive Behavior AssessmentSystem- II (Harrison y Oakland, 2003).

    3. Scales of Independent Behavior-Revised (Bruininks, Woodcock,Weatherman y Hill, 1996).

    4. AAMR Adaptive Behavior Scale-SchoolEdition (Lambert, Nihira y Leland,1993).

    31SI

    GLO

    CER

    ORe

    vist

    a E

    spa

    ola

    so

    bre

    Disc

    ap

    aci

    da

    d In

    tele

    ctua

    lVo

    l 41

    (3),

    Nm

    . 235

    , 201

    0 P

    g

    . 28

    a p

    g

    . 48

    Patricia Navas Macho, Miguel ngel Verdugo Alonso, Benito Arias Martnez, Laura Gmez Snchez

    siglo cero 235 22/11/10 16:46 Pgina 31

  • En nuestro caso, si pensamos en unabuena adaptacin psicomtrica, tan solodisponemos en castellano del ICAP, y eldiagnstico de limitaciones significativasen conducta adaptativa no es su objetivoprincipal.

    la escala de diagnostico de conduc-ta adaptativa (DABS)

    Dada la ausencia de instrumentosorientados al diagnstico de limitacionessignificativas en conducta adaptativa, laAAIDD comienza a plantear en 2003 eldesarrollo de una Escala de Diagnsticode Conducta Adaptativa (DiagnosticAdaptive Behavior Scale, DABS, inicial-mente Adaptive Behavior AssessmentInstrument, ABAI) con el objetivo de ela-borar un instrumento de diagnstico quecumpla los siguientes requisitos:

    a) estar focalizado en la identificacinde limitaciones significativas en con-ducta adaptativa para realizar el diag-nstico de DI.

    b) evaluar las dimensiones especficas deconducta adaptativa, que han resulta-do del anlisis factorial: Conceptual(lenguaje, lectura y escritura, concep-tos numricos, temporales y relativosal manejo del dinero), Social (habilida-des interpersonales, responsabilidadsocial, autoestima, seguimiento dereglas y obediencia a rdenes, resolu-cin de problemas sociales) y Prctica(actividades de la vida diaria, activida-des ocupacionales, manejo del dinero,seguridad, salud, transporte, rutinas,uso del telfono).

    c) ofrecer medidas de otros aspectossobre los cuales no proporcionaninformacin otros instrumentos (p. ej.habilidades en relacin con el uso dedispositivos de tecnologa, ingenuidado modales).

    d) mxima discriminacin entre personascon y sin discapacidad intelectual.

    e) ser construida de acuerdo con los prin-cipios de la Teora de Respuesta altem para poder as determinar elpunto de corte preciso a partir delcual podemos afirmar la existencia delimitaciones significativas en la con-ducta adaptativa de la persona condiscapacidad intelectual.

    f) ser sensible a factores culturales queejercen su influencia en la expresinde la conducta.

    Se inicia en 2006 el proceso de cons-truccin de la DABS, Diagnostic AdaptiveBehavior Scale (Tass et al., 2008) quean continua en progreso a la espera desu publicacin en 2011.

    Se trata de un instrumento normativofocalizado en el diagnstico (no en inter-vencin o programacin) dirigido a per-sonas con discapacidad intelectual conedades comprendidas entre los 4 y los 21aos que trata de proporcionar medidasde conducta adaptativa a partir de lainformacin proporcionada por una per-sona que conoce en profundidad a la per-sona con discapacidad intelectual.

    Inicialmente el instrumento se compu-so de 260 tems, divididos en 3 subescalas:

    1. Habilidades o aptitudes Conceptuales(94 tems): lenguaje, lectura y escritu-ra, conceptos numricos, temporales yrelativos al manejo del dinero.

    2. Habilidades o aptitudes Sociales (86tems): habilidades interpersonales,responsabilidad social, autoestima,seguimiento de reglas y obediencia ardenes, resolucin de problemassociales.

    3. Habilidades o aptitudes Prcticas (80tems): actividades de la vida diaria,actividades ocupacionales, manejo del

    32SI

    GLO

    CER

    ORe

    vist

    a E

    spa

    ola

    so

    bre

    Disc

    ap

    aci

    da

    d In

    tele

    ctua

    lVo

    l 41

    (3),

    Nm

    . 235

    , 201

    0 P

    g

    . 28

    a p

    g

    . 48

    la conducta adaptativa en personas con discapacidad intelectual

    siglo cero 235 22/11/10 16:46 Pgina 32

  • dinero, seguridad, salud, transporte,rutinas, uso del telfono.

    El formato de administracin de laescala consiste en la entrevista a familia-res, profesionales de atencin directa opersonas que conozcan bien a la personacon discapacidad intelectual, recomen-dando que participen simultneamente 2 ms informantes.

    El formato de respuesta oscila entre laspuntuaciones 0 y 3, donde: 0 = nunca ocasi nunca lo hace; 1 = lo hace cuando selo recuerdan o le facilitan ayuda; 2 =algunas veces lo hace de manera inde-pendiente; 3 = siempre o casi siempre lohace de manera independiente. Existeadems la posibilidad de puntuar con NA(No Aplicable) cuando: hay una discapaci-dad fsica que impide la realizacin de laactividad; falta de oportunidades parallevar a cabo la actividad; falta de opor-tunidades unido a barreras; el informan-te desconoce la ejecucin de la personaen dicha tarea.

    En el momento actual, sus propiedadespsicomtricas estn siendo analizadas enbase a modelos politmicos de Teora deRespuesta al tem (TRI). El objetivo deemplear esta metodologa radica en que,frente a la Teora Clsica de los Test (TCT)(Muiz, 1997):

    a) no se orienta a la puntuacin global enel test y permite por tanto analizar lospatrones de respuesta de los sujetos.

    b) las propiedades psicomtricas del tem(p. ej., dificultad) no dependen de lamuestra de sujetos.

    c) la puntuacin de un sujeto en un testno depende de la muestra de tems deeste test.

    d) las medidas de TRI s consideran lasdiferencias entre los tems: los temsno son invariantes y las puntuaciones

    totales no pueden ser por tanto lamera suma de observaciones.

    e) podemos hacer interpretaciones referi-das a una variable concreta, mientrasque con TCT slo podemos realizarinterpretaciones referidas a un grupo.

    f) permite medir con la misma fiabilidada lo largo de toda la variable.

    El empleo de un modelo de anlisisacorde con los supuestos de la TRI, per-mitir analizar los patrones de respuestade los sujetos para cada una de lasdimensiones que componen la Escala deDiagnstico de Conducta Adaptativa(DABS); analizar el grado de error o la fia-bilidad con que medimos a los tems y alas personas as como determinar qutems no son productivos de cara a obte-ner medidas sobre conducta adaptativaentre otros.

    Considerando la importancia de un ins-trumento de estas caractersticas paraestablecer el diagnstico de discapacidadintelectual en nuestro pas y valorando elextenso trabajo ya realizado en este sen-tido por la AAIDD en la elaboracin de laDABS, desde el Instituto Universitario deIntegracin en la Comunidad (INICO) seha comenzado un riguroso proceso deadaptacin y contextualizacin a la len-gua espaola de los tems que la compo-nen para, posteriormente establecer unproceso en paralelo de aplicacin del ins-trumento, anlisis de datos y obtencinde resultados.

    proceso de adaptacin y validacinal castellano de la escala de diagnos-tico de conducta adaptativa (DABS)de la AAIDD

    El proceso de adaptacin y validacinal contexto espaol de la Escala deDiagnstico de Conducta Adaptativa

    33SI

    GLO

    CER

    ORe

    vist

    a E

    spa

    ola

    so

    bre

    Disc

    ap

    aci

    da

    d In

    tele

    ctua

    lVo

    l 41

    (3),

    Nm

    . 235

    , 201

    0 P

    g

    . 28

    a p

    g

    . 48

    Patricia Navas Macho, Miguel ngel Verdugo Alonso, Benito Arias Martnez, Laura Gmez Snchez

    siglo cero 235 22/11/10 16:46 Pgina 33

  • (DABS) de la AAIDD, puede estructurarseen 5 grandes fases, encontrndonos en elmomento actual en la cuarta:

    1. Traduccin y adaptacin de la Escalade Diagnstico de ConductaAdaptativa (DABS) al contexto espa-ol y validacin inicial de su contenidomediante una prueba de jueces exper-tos.

    2. Test de la versin prefinal.

    3. Estudio preliminar de las caractersti-cas psicomtricas del instrumentomediante el Rasch Rating Scale Model.

    4. Test de la versin final (600 personascon DI; 600 personas sin DI).

    5. Adaptacin y validacin del instru-mento.

    fase I: traduccin y adaptacin de laescala de diagnostico de conductaadaptativa (DABS) al contexto espa-ol y validacin inicial de su conteni-do

    La adaptacin del instrumento resulten nuestro caso necesaria dado que lapoblacin objetivo difera, tanto en cul-tura como en idioma, de la poblacin ori-ginal para la cual se planific la construc-cin del instrumento. Por tanto, el primerpaso en el proceso de adaptacin trans-cultural consisti en la traduccin del ins-trumento original ajustndonos en lamedida de lo posible a las peculiaridadesde la poblacin espaola.

    Teniendo en cuenta las directrices pro-puestas por la Comisin Internacional deTest (Hambleton y Bollwark, 1991), serealiz una seleccin de tres traductores,todos ellos miembros del InstitutoUniversitario de Integracin en la

    Comunidad (INICO), cuyas caractersticasfueron: a) tener un buen dominio delingls; b) su lengua materna era el idio-ma al que se dirige el cuestionario, esdecir, el espaol; c) todos ellos estabanformados en la materia objeto de estu-dio. De este modo, contamos con tres tra-ducciones del instrumento original (T1,T2, T3).

    La sntesis de las tres traducciones per-miti identificar algunos errores de signi-ficado (p.ej., library fue traducido inicial-mente por librera en lugar de biblioteca)mientras que la mayor parte de las dife-rencias entre las distintas traducciones sedebieron a discrepancias de estilo entrelos autores.

    Una vez fueron identificadas las discre-pancias entre las distintas traducciones seobtuvo una nica traduccin del instru-mento original (T-123).

    Durante una ltima fase de retrotra-duccin, un traductor profesional, tradu-jo la versin anterior, sntesis de las tra-ducciones realizadas al castellano, al idio-ma original con el objetivo de que laequivalencia entre ambas versiones fueraevaluada posteriormente por el equipode investigacin. Se detectaron algunoserrores de informacin, en el sentido deque se incluy en algunos tems de laretrotraduccin informacin adicionalque no estaba presente en el instrumen-to original, quiz de cara a facilitar lacomprensin del tem. Una vez subsana-dos los errores, se redact una primeraversin de la escala.

    Con el objetivo de obtener datos conrespecto a la validez de contenido del ins-trumento se constituy un comit deexpertos con el fin de consolidar la ver-sin inicial de la escala. El comit estuvointegrado por un equipo de 12 personasprocedentes del Instituto Universitario deIntegracin en la Comunidad (INICO) con

    34SI

    GLO

    CER

    ORe

    vist

    a E

    spa

    ola

    so

    bre

    Disc

    ap

    aci

    da

    d In

    tele

    ctua

    lVo

    l 41

    (3),

    Nm

    . 235

    , 201

    0 P

    g

    . 28

    a p

    g

    . 48

    la conducta adaptativa en personas con discapacidad intelectual

    siglo cero 235 22/11/10 16:46 Pgina 34

  • amplia experiencia en el campo de inves-tigacin sobre discapacidad y por profe-sionales con amplia trayectoria dentrodel movimiento asociativo de atencin apersonas con discapacidad intelectual. Elgrupo de jueces estuvo constituido por 7hombres (58,3%) y 6 mujeres (41,7%). Sulugar de residencia se encontraba mayo-ritariamente en Salamanca (25%) yValladolid (25%) y la especialidad del58,3% de los jueces fue la Psicologa.

    A cada uno de los jueces expertos se leenvi una tabla de Excel en la que apare-can los tems de las distintas dimensionesde la escala, indicando que deban serevaluados en funcin de los siguientescriterios utilizando una escala de valoresde 1 a 10:

    1. Idoneidad: el tem no refleja en abso-

    luto la dimensin (1) o refleja perfec-tamente la dimensin (10).

    2. Importancia: el tem no es nadaimportante para el diagnstico deconducta adaptativa (1) o es muyimportante para el diagnstico de lamisma (10).

    3. Observabilidad: el tem no es nadaobservable (1) o por el contrario setrata de un tem muy objetivo (10).

    Para calcular el porcentaje de acuerdoentre jueces se utiliz el programa esta-dstico SAS (versin 9.1 para Windows).Considerando que existe acuerdo entrejueces cuando el ndice de acuerdos pon-derados de Bangdiwala es superior a 0.40(Bangdiwala, 1987), podemos observaren las tablas 1, 2 y 3 que todos los resul-tados superaron este valor.

    35SI

    GLO

    CER

    ORe

    vist

    a E

    spa

    ola

    so

    bre

    Disc

    ap

    aci

    da

    d In

    tele

    ctua

    lVo

    l 41

    (3),

    Nm

    . 235

    , 201

    0 P

    g

    . 28

    a p

    g

    . 48

    Patricia Navas Macho, Miguel ngel Verdugo Alonso, Benito Arias Martnez, Laura Gmez Snchez

    Tabla 1. Porcentajes de acuerdo ponderado entre los jueces en las dimensio-nes de Habilidades Conceptuales

    Dimensin Idoneidad Importancia Observabilidad

    Lenguaje 0,8145 0,7144 0,9525

    Lectura y Escritura 0,8148 0,7211 0,7894

    Uso del dinero 0,6467 0,6523 0,9099

    Autodireccin 0,6032 0,8344 0,4026

    Tiempo 0,8058 0,6281 0,9241

    Nmeros/Medidas 0,9401 0,6454 0,8413

    Hab

    ilid

    ad

    es

    Co

    nce

    ptu

    ale

    s

    siglo cero 235 22/11/10 16:46 Pgina 35

  • fase II: test de la versin prefinal

    Participantes

    La seleccin de los participantes se rea-liz a travs de un muestreo no probabi-lstico incidental dada la imposibilidad derealizar un muestro aleatorio en la prc-tica. El criterio que tomamos fue el acce-

    so y disponibilidad de los profesionalesde los centros donde asistan las personascon y sin discapacidad intelectual.

    La muestra estuvo constituida por 102personas, de las cuales 56 presentabandiscapacidad intelectual (54,9%) y 46 nopresentaban esta discapacidad (44,1%).La mayor parte de las personas con disca-

    36SI

    GLO

    CER

    ORe

    vist

    a E

    spa

    ola

    so

    bre

    Disc

    ap

    aci

    da

    d In

    tele

    ctua

    lVo

    l 41

    (3),

    Nm

    . 235

    , 201

    0 P

    g

    . 28

    a p

    g

    . 48

    la conducta adaptativa en personas con discapacidad intelectual

    Tabla 2. Porcentajes de acuerdo ponderado entre los jueces en las dimensiones de Habilidades Sociales

    Dimensin Idoneidad Importancia Observabilidad

    Relaciones Interpersonales 0,7931 0,8353 0,7264

    Responsabilidad 0,5018 0,7160 0,7156

    Autoestima 0,6467 0,6523 0,9099

    Prudencia 0,6211 0,7019 0,5508

    Ingenuidad 0,8058 0,6281 0,9241

    Seguimiento de reglas y normas 0,9509 0,6758 0,6758

    Modales 0,7129 0,7105 0,7329

    Solucin de problemas sociales 0,6349 0,7055 0,5082

    Hab

    ilid

    ad

    es

    So

    ciale

    s

    Tabla 3. Porcentajes de acuerdo ponderado entre los jueces en las dimensiones de Habilidades Prcticas

    Dimensin Idoneidad Importancia Observabilidad

    Actividades de la vida diaria 0,8043 0,9198 0,9638

    Habilidades Ocupacionales 0,8589 0,8225 0,8837

    Manejo del dinero 0,7946 0,7543 0,8949

    Mantenimiento de un entorno seguro 0,7620 0,7975 0,9455

    Cuidado de la salud 0,7590 0,8989 0,9001

    Viajes/Desplazamientos 0,6954 0,7706 0,6902

    Programacin/Rutinas 0,9026 0,9118 0,9669

    Uso del telfono 0,7698 0,8361 0,9734

    Hab

    ilid

    ad

    es

    Pr

    ctic

    as

    siglo cero 235 22/11/10 16:46 Pgina 36

  • pacidad intelectual evaluadas presenta-ron limitaciones ligeras y moderadas ensu funcionamiento intelectual (51,8% y37,5% respectivamente). Se observ unligero predominio de la presencia dehombres, tanto en la muestra de perso-nas con discapacidad intelectual (62,5%frente a 37,5% de un total de 56 perso-nas) como en la muestra de personas sindiscapacidad intelectual (54,3% frente aun 45,7% de un total de 46 personas).

    En cuanto a la variable edad se consi-der necesario agruparla en distintos tra-mos de edad, dado que la conductaadaptativa incrementa en complejidadcon el paso del tiempo. Los rangos deedad inicialmente delimitados, teniendoen cuenta que nuestra muestra estabaconstituida por personas con edadescomprendidas entre los 4 y los 21 aos,fueron los siguientes: 4-6 aos; 7-9 aos;10-12 aos; 13-15 aos y 16-21 aos. Elmayor porcentaje de personas se concen-tr de manera bastante homogneaentre el grupo de 10-12 y 16- 21 aostanto en el caso de la muestra de perso-nas con discapacidad (23,2% y 31,1% res-pectivamente) como en la muestra depersonas sin discapacidad (39,1% y23,9%). El lugar de residencia en lamayor parte de los casos fue Palencia60,7%.

    Procedimiento

    Dado que la administracin del instru-mento se realiz en formato de entrevis-ta (de aproximadamente 60-70 minutos)no hubo omisiones de respuesta que obli-garan posteriormente a la eliminacin decasos.

    Todas las entrevistas realizadas (102)contaron con la participacin de un pro-fesional y en un 54,06% de los casos tam-bin con la del padre o madre de la per-sona con y sin discapacidad.

    Del total de los 25 profesionales queevaluaron a los 102 alumnos con y sin dis-capacidad intelectual, un 72% fueronmujeres. La mayor parte de los profesio-nales residan en Palencia y su provincia(76%). El 76% posea el ttulo de diplo-mado (profesores de educacin especial,primaria y secundaria y logopedas princi-palmente) mientras que slo el 24% fue-ron licenciados (psiclogos y pedagogos).La edad media de los profesionales fuede 45 aos y 2 meses, oscilando el rangode edades entre los 24 y los 60 aos. Elmayor porcentaje de profesionales seagrup en el rango de edad que oscila delos 36 a los 50 aos (64%).

    El requisito inicialmente solicitado deconocer a la persona evaluada desdehaca al menos seis meses se cumpli sitenemos en cuenta que la media de aosdesde los que se conoca a la persona fuede 2 aos y 4 meses.

    Instrumento

    El instrumento utilizado fue la traduc-cin y adaptacin elaborada porVerdugo, Arias y Navas de la escalaDiagnostic Adaptive Behavior Scale(DABS), que en la actualidad se encuen-tra en proceso de desarrollo por el equi-po de investigacin formado por M. J.Tass, R. L. Schalock, G. Balboni, H.Bersani, S.A. Borthwick-Duffy, J. S. deValenzuela, S. Spreat, D. Thissen, K. F.Widaman y D. Zhang.

    fase III: estudio preliminar de las carac-tersticas psicomtricas del instrumen-to mediante el Rasch Rating ScaleModel

    Una vez finalizada la fase de traduc-cin, adaptacin y validacin inicial delcontenido del instrumento fue precisoestimar:

    37SI

    GLO

    CER

    ORe

    vist

    a E

    spa

    ola

    so

    bre

    Disc

    ap

    aci

    da

    d In

    tele

    ctua

    lVo

    l 41

    (3),

    Nm

    . 235

    , 201

    0 P

    g

    . 28

    a p

    g

    . 48

    Patricia Navas Macho, Miguel ngel Verdugo Alonso, Benito Arias Martnez, Laura Gmez Snchez

    siglo cero 235 22/11/10 16:46 Pgina 37

  • 1. La idoneidad de las categoras de res-puesta propuestas.

    2. El ajuste global de las dimensionesque componen la escala de diagnsti-co de conducta adaptativa (DABS).

    3. El ajuste individual de los tems (infit)para cada una de las dimensiones quecomponen el instrumento y para cadauno de los rangos de edad.

    4. Fiabilidad de las estimaciones realiza-das.

    Todos los anlisis se realizaron con elsoftware estadstico Winsteps versin3.68 (Linacre, 2009).

    Algunas consideraciones previassobre la Teora de Respuesta al tem

    Si bien la Teora Clsica de los Test(TCT) es ampliamente utilizada en laactualidad con el objetivo de medir ycuantificar determinados aspectos de unavariable latente, adolece de muchas limi-taciones, principalmente derivadas de suorientacin hacia las puntaciones globa-les, lo que tan slo permite realizar inter-pretaciones referidas al grupo e impidepor tanto, la interpretacin cualitativa delos datos. Por este motivo, en 1960, Raschpropone un nuevo modelo matemticoque ubica en una misma dimensintanto a personas como a tems, permi-tiendo as la estimacin de medidas de unconstructo no observable para cada indi-viduo tomando los tems como unidadbsica de anlisis (Sabeh, 2004).

    Este modelo parte del supuesto deobjetividad especfica, segn el cual, ladiferencia entre dos personas en un atri-buto no debe depender de los temsespecficos con que sea estimada, delmismo modo que la diferencia entre dostems no debe depender de las personasespecficas que se utilicen para cuantifi-carla.

    Se trata de un modelo TRI no determi-nista, que ofrece puntuaciones logartmi-cas y segn el cual, la probabilidad deresolver correctamente un tem, es unafuncin de la diferencia en la variablemedida entre el sujeto y el tem.

    Para conocer por tanto la probabilidadde respuesta de una persona a los temsde un instrumento ser necesario cono-cer, el nivel del sujeto en la variable obje-to de estudio (0) y la intensidad de lostems () (Sabeh, 2004) o cmo stos con-tribuyen a la medida, en nuestro caso, dela conducta adaptativa. Es decir, a dife-rencia de lo que sucede en el caso de laTCT, la puntuacin de un sujeto en laEscala de Diagnstico de ConductaAdaptativa (DABS) depender de la difi-cultad de los tems y del nivel del sujetoen la variable objeto de estudio.

    Los tems contribuirn de manera dife-rencial a la medida de la variable y seordenarn por tanto de forma jerrquica(tems de menor a mayor dificultad). Deeste modo, para medir con poco error,hemos de ajustar el nivel de los tems alnivel de las personas, esperando as queun sujeto sea capaz de resolver los temsque se encuentran por debajo de su nively no aquellos que se encuentran por enci-ma, permitindonos analizar la ejecucinconcreta de aquellos sujetos e tems queno se ajustan a este modelo.

    Teniendo en cuenta estas consideracio-nes, a la hora de construir instrumentospartiendo de un modelo TRI ser necesa-rio estimar los siguientes parmetros:

    1. El parmetro del tem (), es decircmo contribuye a la medida de lavariable objeto de estudio (es msfcil o ms difcil). Desde el enfoqueTRI se asume que la media de los temses cero y su desviacin tpica uno.

    2. La posicin de los sujetos en la varia-

    38SI

    GLO

    CER

    ORe

    vist

    a E

    spa

    ola

    so

    bre

    Disc

    ap

    aci

    da

    d In

    tele

    ctua

    lVo

    l 41

    (3),

    Nm

    . 235

    , 201

    0 P

    g

    . 28

    a p

    g

    . 48

    la conducta adaptativa en personas con discapacidad intelectual

    siglo cero 235 22/11/10 16:46 Pgina 38

  • ble (0) o dicho de otro modo, su nivelde habilidad.

    3. El ajuste de los datos al modelo, tantode los tems como de los sujetos.Existir ajuste de los datos al modelo(el Rasch Rating Scale Model en nues-tro caso) en tanto que se cumpla elsupuesto que Rasch denomin unidi-mensionalidad del atributo medido,es decir, que los tems de la mismaprueba midan la misma variable, ennuestro caso conducta adaptativa, odicho de otro modo, que vayan demenos a ms (Sabeh, 2004). Puedeque el supuesto de unidimensionali-dad genere dudas, puesto que desdeun primer momento hemos definidola conducta adaptativa como un cons-tructo multidimensional, es decir,compuesto de dimensiones o domi-nios especficos para la medicin deun tipo de habilidad. Esto no invalidano obstante, la afirmacin de que contodos ellos, estaremos midiendo unamisma variable latente: la conductaadaptativa en nuestro caso, construc-to de orden superior formado por unconjunto de dimensiones especficas.El ajuste de los datos al modelo sercrucial, pues sin l, los parmetroscarecern de significado terico(Prieto y Delgado, 2003). Slo si existeajuste podremos afirmar que la locali-zacin de los tems es invariante paralos distintos sujetos y que la localiza-cin de los sujetos en la variable medi-da es independiente del conjunto detems que componen el instrumento.

    El ajuste global podr estimarse a par-tir de los estadsticos de ajuste global eindividual tanto para personas comopara tems: infit y outfit. El infit o esta-dstico de ajuste interno es sensible acomportamientos inesperados de aque-llos tems situados prximos al nivel dehabilidad de los sujetos. El outfit o esta-dstico de ajuste externo es sensible a

    comportamientos inesperados de aque-llos tems que se encuentran lejos delnivel de habilidad de los sujetos. Los valo-res prximos a 1, indican un ajuste per-fecto, mientras que valores superiores a1.5 (adoptando un criterio bastante rigu-roso) estaran indicando desajuste de losdatos al modelo (Wilson, 2005).

    Dado que los tems que componen lassubescalas de la DABS son contestadospor todos los sujetos mediante las mismascategoras y dado que se trata de pre-guntas con un formato de respuesta tipoLikert de 4 puntos (0, 1, 2 y 3) empleare-mos para su anlisis el Rasch Rating ScaleModel (Andrich, 1978), consideradocomo una extensin del modelo de Raschpara tems politmicos.

    Idoneidad de las categoras de res-puesta de la escala de diagnostico deconducta adaptativa (DABS)

    Teniendo en cuenta los supuestos delos que parte la Teora de Respuesta altem (TRI) el modo en que la variableobjeto de estudio es analizada, y paraello dividida en categoras, afecta a lamedida de las cualidades del test(Linacre, 2002). Por ello, uno de los pri-meros pasos a realizar a la hora de anali-zar las propiedades psicomtricas de untest, consiste en evaluar la idoneidad delas categoras de respuesta en relacincon la variable medida teniendo en cuen-ta una serie de criterios formulados porLinacre (2002):

    1. Al menos diez observaciones por cate-gora y distribucin regular o unimo-dal de las frecuencias.

    2. Ordenacin monotnica de los valorespromedios de las categoras.

    3. Obtencin de valores de outfit meno-res de 2.00.

    El estadstico outfit es, al igual que el

    39SI

    GLO

    CER

    ORe

    vist

    a E

    spa

    ola

    so

    bre

    Disc

    ap

    aci

    da

    d In

    tele

    ctua

    lVo

    l 41

    (3),

    Nm

    . 235

    , 201

    0 P

    g

    . 28

    a p

    g

    . 48

    Patricia Navas Macho, Miguel ngel Verdugo Alonso, Benito Arias Martnez, Laura Gmez Snchez

    siglo cero 235 22/11/10 16:46 Pgina 39

  • Categora derespuesta

    Porcentaje derespuestaobservado

    Infit Outift

    Puntos detransicinentre las

    categoras

    Puntuacinlogit de las

    categoras derespuesta

    Categora derespuesta

    Porcentaje derespuestaobservado

    Infit Outift

    Puntos detransicinentre las

    categoras

    Puntuacinlogit de las

    categoras derespuesta

    infit, un indicador del ajuste de nuestrosdatos al modelo utilizado (en nuestrocaso, Rasch Rating Scale Model), peroms sensible a patrones de respuesta muyinesperados (outliers). Slo en 3 de las 22dimensiones que componen las 3 subes-calas de la Escala de Diagnstico de

    Conducta Adaptativa (DABS), a saber,habilidades sociales, prcticas y concep-tuales, alguno de estos 3 criterios no sevio cumplido. Como puede verse en lastablas 4, 5 y 6, se trata del caso de lasdimensiones Autoestima, Ingenuidad yManejo del Dinero.

    40SI

    GLO

    CER

    ORe

    vist

    a E

    spa

    ola

    so

    bre

    Disc

    ap

    aci

    da

    d In

    tele

    ctua

    lVo

    l 41

    (3),

    Nm

    . 235

    , 201

    0 P

    g

    . 28

    a p

    g

    . 48

    la conducta adaptativa en personas con discapacidad intelectual

    Tabla 4. Idoneidad de las categoras de respuesta en la dimensin Autoestima

    0 18 ,61 ,64 Ninguno -4,14

    1 15 ,66 ,54 -2,95 -2,00

    2 35 ,88 ,39 -1,04 1,49

    3 32 ,06 ,95 3,99 5,09

    Tabla 5. Idoneidad de las categoras de respuesta en la dimensin Ingenuidad

    0 3 0,78 0,80 Ninguno -6,46

    1 21 0,81 0,90 -5,35 -3,28

    2 63 0,98 0,99 -1,21 2,67

    3 13 1,13 1,05 6,56 7,66

    siglo cero 235 22/11/10 16:47 Pgina 40

  • En el caso de la primera, las categorasde respuesta 1 (lo hace cuando se lorecuerdan o facilitan ayuda pero nunca ocasi nunca lo hace de manera indepen-diente) y 2 (algunas veces lo hace demanera independiente, pero en ocasio-nes necesita que se lo recuerden o que lefaciliten ayuda) registran valores outfitde 6,54 y 2,39 respectivamente. Quiz, alestar esta dimensin constituida por ni-camente dos tems, debiramos plantear-nos la reagrupacin de las categoras derespuesta (p. ej., 0 y 1 pasaran a ser lacategora de respuesta 1, y 2 y 3 la cate-gora de respuesta 2) para poder discrimi-nar con mayor precisin el nivel de lossujetos en la variable que est siendomedida.

    Con respecto a la dimensinIngenuidad y a pesar de que las categor-as de respuesta se ordenan de maneracreciente en el continuo, como se mues-tra en la Tabla 5, la categora de res-puesta 0 (nunca o casi nunca lo hace)registra menos de 10 observaciones.Quiz, y del mismo modo que ocurra enla dimensin anterior al estar esta dimen-sin constituida por nicamente dostems, debiramos plantearnos la reagru-

    pacin de las categoras de respuestapara poder discriminar con mayor preci-sin el nivel de los sujetos en la variableque est siendo medida.

    Con respecto a la dimensin Manejodel Dinero todos los sujetos con edadescomprendidas entre los 4 y 9 aos, con osin discapacidad intelectual, obtuvieronpuntuaciones 0 (nunca o casi nunca lohace) para todos los tems excepto parael 44 Hace compras sencillas donde enun 30% por cierto de los casos se obtu-vieron puntuaciones de 1 lo hace cuandose lo recuerdan o facilitan ayuda, peronunca o casi nunca lo hace de maneraindependiente. Por tanto, de los 7 temsque conforman la dimensin Manejo delDinero slo ste tem podra ser tenidoen cuenta a la hora de evaluar este domi-nio en personas con o sin discapacidadintelectual con edades comprendidasentre los 4 y 9 aos.

    Ajuste global de las dimensiones quecomponen la escala de diagnsticode conducta adaptativa (DABS)

    Como indicador de este ajuste se utili-z, para todas las dimensiones analiza-das, el estadstico infit (Wright y Masters,

    41SI

    GLO

    CER

    ORe

    vist

    a E

    spa

    ola

    so

    bre

    Disc

    ap

    aci

    da

    d In

    tele

    ctua

    lVo

    l 41

    (3),

    Nm

    . 235

    , 201

    0 P

    g

    . 28

    a p

    g

    . 48

    Patricia Navas Macho, Miguel ngel Verdugo Alonso, Benito Arias Martnez, Laura Gmez Snchez

    Categora derespuesta

    Porcentaje derespuestaobservado

    Infit Outift

    Puntos detransicinentre las

    categoras

    Puntuacinlogit de las

    categoras derespuesta

    Tabla 6. Idoneidad de las categoras de respuesta en la dimensin Manejo delDinero

    0 65 0,60 0,68 Ninguno -3,56

    1 12 0,74 0,91 -2,44 -0,86

    2 5 0,90 4,71 0,87 1,24

    3 19 0,85 0,85 1,56 2,93

    siglo cero 235 22/11/10 16:47 Pgina 41

  • 1982) que es la media de los residuos(diferencia entre la respuesta observaday la respuesta predicha por el modelo),ponderados con la funcin de informa-cin, segn la cual, la informacin queaporta un tem en un punto es igual a lavarianza del tem en dicho punto, de talmodo que, si las respuestas de los sujetosse producen de acuerdo con el modelo,los residuos sern pequeos, indicandoun valor infit igual a 1, un perfecto ajus-te de los datos mientras que valores sus-tancialmente mayores que 1, (infit 1.5),indicarn la violacin del modelo.

    Ninguna de las dimensiones de la esca-la present valores medios de infit supe-riores a 1,5, lo cual indicara un desajustede los datos al modelo. Todas la dimen-siones obtuvieron puntuaciones infitcomprendidas entre los 0,57 y 1,22 logits.Slo una dimensin (Manejo del dinero)no arroj los resultados esperados al pro-porcionar informacin discriminante sloa partir de los 10 aos.

    Ajuste individual de los tems quecomponen la escala de diagnsticode conducta adaptativa (DABS)

    Se presentan en la Tabla 7 los datos delajuste individual de los tems para cadauno de los tramos de edad objeto deestudio y cada una de las subescalas de laEscala de Diagnstico de ConductaAdaptativa (DABS).

    En la mayor parte de los casos, los ele-vados niveles de desajuste correspondie-ron a tems difciles que eran contestadospor sujetos poco competentes o a temsfciles que no eran contestados por suje-tos muy competentes. Otro de los moti-vos de desajuste, como indica Karabatsos(2002), fue la falta de precisin en elenunciado de dos tems: Evita ser victimi-zado Se encarga de las necesidades rela-cionadas con el uso del bao.

    A su vez el estudio del ajuste indivi-dual de los tems permiti observar que

    42SI

    GLO

    CER

    ORe

    vist

    a E

    spa

    ola

    so

    bre

    Disc

    ap

    aci

    da

    d In

    tele

    ctua

    lVo

    l 41

    (3),

    Nm

    . 235

    , 201

    0 P

    g

    . 28

    a p

    g

    . 48

    la conducta adaptativa en personas con discapacidad intelectual

    Tabla 7. Resultados del anlisis del desajuste individual de los tems en cadauna de las subecaslas de la DABS en los distintos rangos de edad

    Rango de edad

    Dimensin 4-6 7-9 10-12 13-15 16-21 Infit> Infit> Infit> Infit> Infit> TOTAL

    1,5 1,5 1,5 1,5 1,5

    Habilidades Conceptuales 3 6 2 4 6 21(94 tems)

    Habilidades Sociales 2 6 2 2 2 14(86 tems)

    Habilidades Prcticas 1 4 5 2 0 12(80 tems) Total 6 16 9 8 8

    2,32% 6,17% 3,47% 3,1% 3,1%

    siglo cero 235 22/11/10 16:47 Pgina 42

  • en determinadas edades, existiera o nodiscapacidad intelectual, algunos temsobtuvieron puntuaciones mximas extre-mas (reflejaban habilidades que an lossujetos no haban adquirido) o puntua-ciones mnimas extremas (los tems noarrojan informacin discriminante al reci-bir todos los sujetos una puntuacin de 3siempre o casi siempre lo hace de mane-ra independiente) lo que permiti unaprimera ordenacin jerrquica de lostems en funcin de la edad y nivel dedificultad.

    La eliminacin posterior de los temsque presentaban elevados niveles dedesajuste en cada uno de los rangos deedad previamente delimitados (4-6;7-9;10-12;12-15; 16-21 aos) junto conaquellos que arrojaron puntaciones mxi-mas y mnimas extremas, nos llev aldesarrollo de 3 versiones del instrumentoinicial:

    Versin DABS dirigida a personas conedades comprendidas entre los 4-8aos: 168 tems que evalan lassiguientes dimensiones: HabilidadesConceptuales (lenguaje, lectura yescritura, uso del dinero, autodirec-cin, tiempo, nmeros y medidas,solucin de problemas), HabilidadesSociales (relaciones interpersonales,responsabilidad, autoestima, pruden-cia, ingenuidad, seguimiento dereglas y normas, modales, solucin deproblemas sociales) y HabilidadesPrcticas (actividades de la vida diaria,seguridad, cuidado de la salud, pro-gramacin y rutinas).

    Versin DABS dirigida a personas conedades comprendidas entre los 9-15

    aos: 214 tems. Adems de las dimen-siones anteriores, se incluyen paraeste tramo de edad tres dimensionesms dentro de la subescala deHabilidades Prcticas (manejo deldinero, viajes/desplazamientos, usodel telfono).

    Versin DABS dirigida a personas conedades comprendidas entre los 16-21aos: 219 tems que evalan la con-ducta adaptativa a lo largo de lasdimensiones ya expuestas en las ver-siones de 4 a 8 aos y de 9 a 15, inclu-yendo adems la dimensinHabilidades Ocupacionales dentro dela subescala Habilidades Prcticas.

    Fiabilidad de las estimaciones reali-zadas

    Una de las ventajas de los modelos TRIes que nos permiten analizar el grado deerror o la fiabilidad con que medimos lostems (Item Separation Reliability) y qutems no son productivos de cara a obte-ner medidas sobre conducta adaptativa.

    El estudio de la fiabilidad de los temsarroj resultados muy satisfactorios encasi todas las dimensiones que componenla escala de diagnstico de conductaadaptativa (Tablas 8, 9 y 10). As, en todoslos casos, salvo en dos, obtuvimos coefi-cientes de fiabilidad iguales o superioresa .87. Slo en dos casos, como puedeobservarse en las tablas 9 y 10, los resul-tados no fueron los deseados. Se trata dedos dimensiones (Ingenuidad yProgramacin/Rutinas) compuestas tanslo por dos tems, motivo que pudieraser de nuevo el causante de unos coefi-cientes de fiabilidad tan bajos.

    43SI

    GLO

    CER

    ORe

    vist

    a E

    spa

    ola

    so

    bre

    Disc

    ap

    aci

    da

    d In

    tele

    ctua

    lVo

    l 41

    (3),

    Nm

    . 235

    , 201

    0 P

    g

    . 28

    a p

    g

    . 48

    Patricia Navas Macho, Miguel ngel Verdugo Alonso, Benito Arias Martnez, Laura Gmez Snchez

    siglo cero 235 22/11/10 16:47 Pgina 43

  • 44SI

    GLO

    CER

    ORe

    vist

    a E

    spa

    ola

    so

    bre

    Disc

    ap

    aci

    da

    d In

    tele

    ctua

    lVo

    l 41

    (3),

    Nm

    . 235

    , 201

    0 P

    g

    . 28

    a p

    g

    . 48

    la conducta adaptativa en personas con discapacidad intelectual

    Tabla 8. Coeficientes de fiabilidad para las dimensiones que componen lasubescala de Habilidades Conceptuales

    Dimensin Fiabilidad de la estimacin

    Lenguaje 0,97

    Lectura y Escritura 0,94

    Uso del Dinero 0,99

    Autodireccin 0,97

    Tiempo 0,98

    Nmeros/Medidas 0,98

    Solucin de Problemas 0,99

    Tabla 9. Coeficientes de fiabilidad para las dimensiones que componen lasubescala de Habilidades Sociales

    Dimensin Fiabilidad de la estimacin

    Relaciones Interpersonales 0,98

    Responsabilidad 0,90

    Autoestima 0,99

    Prudencia 0,87

    Ingenuidad 0,46

    Seguimiento de Reglas y Normas 0,98

    Solucin de Problemas 0,98

    siglo cero 235 22/11/10 16:47 Pgina 44

  • Test de la versin final

    La validez del instrumento viene dadapor el ajuste de los datos al modelo. Portanto, eliminando aquellos tems quepresentan elevados niveles de desajuste,podremos realizar comparaciones entrepersonas que sern independientes delos tems utilizados. Por ello, es funda-mental insistir en la necesidad de obteneruna muestra de tamao mayor. Slo eneste caso podremos afirmar con plenaseguridad si el test es unidimensional (lostems miden por tanto la misma variable,en este caso, conducta adaptativa), si laestimacin del parmetro (dificultad) delos tems es invariante para los distintossujetos, si la localizacin de los sujetos enla variable no depende de la muestra detems para finalmente poder analizartanto la fiabilidad con que estamosmidiendo a tems y a personas.

    Para conseguir este objetivo, en elmomento actual estamos examinandouna muestra mayor con el objetivo deconcluir la validacin de la Escala deDiagnstico de Conducta Adaptativa(DABS) en poblacin espaola.

    Con el objetivo de asegurar que estnbien representadas variables que consi-deramos de gran inters como el gnero,la edad, el nivel de funcionamiento, eltipo de escolarizacin, el lugar de resi-dencia y otras, estimamos que el tamaomuestral ideal ronda las 1200 personas,600 con discapacidad intelectual y 600 sinella, de tal modo que podamos garanti-zar al menos 200 personas por cadatramo de edad (4-9 aos; 9-15 aos; 16-21 aos) en ambas submuestras (con y sindiscapacidad intelectual).

    discusin

    La adopcin de nuevos enfoques deaproximacin al estudio de la discapaci-dad intelectual ha puesto de manifiestola necesidad de adoptar sistemas de clasi-ficacin y diagnstico multidimensiona-les que permitan realizar una evaluacinacorde a las necesidades particulares decada individuo. Si bien es difcil lograr elconsenso en cuanto a qu instrumentosde diagnstico se han de utilizar en laprctica diaria, es fundamental emplearinstrumentos psicomtricamente vlidos,

    45SI

    GLO

    CER

    ORe

    vist

    a E

    spa

    ola

    so

    bre

    Disc

    ap

    aci

    da

    d In

    tele

    ctua

    lVo

    l 41

    (3),

    Nm

    . 235

    , 201

    0 P

    g

    . 28

    a p

    g

    . 48

    Patricia Navas Macho, Miguel ngel Verdugo Alonso, Benito Arias Martnez, Laura Gmez Snchez

    Tabla 10. Coeficientes de fiabilidad para las dimensiones que componen lasubescala de Habilidades Conceptuales

    Dimensin Fiabilidad de la estimacin

    Actividades de la Vida Diaria 0,98

    Habilidades Ocupacionales 0,97

    Manejo del Dinero 0,98

    Mantenimiento de un Entorno Seguro 0,90

    Cuidado de la Salud 0,98

    Viajes/Desplazamientos 0,98

    Programacin/Rutinas 0,49

    siglo cero 235 22/11/10 16:47 Pgina 45

  • que estn de acuerdo con la actual defi-nicin de discapacidad intelectual(Schalock et al., 2010). Esta definicin dediscapacidad intelectual propuesta por laAAIDD, continuando lo propuesto en la10 edicin (Luckasson et al., 2004), enfa-tiza la necesidad de que el juicio valorati-vo, ya sea su finalidad diagnstica, clasifi-catoria o de planificacin de apoyos, sebase en un anlisis competente, rigurosoy basado en datos procedentes de laobservacin para evitar peligros como elconocido problema del etiquetaje(Navas, Verdugo y Gmez, 2008).

    A lo largo de este artculo se ha reali-zado una revisin de cmo hasta elmomento la conducta adaptativa havenido siendo operacionalizada. En losltimos aos la reduccin del peso de laspuntuaciones de CI de cara a realizar eldiagnstico de discapacidad intelectualha permitido reflejar el carcter social dela misma. No obstante no existen en laactualidad instrumentos acordes con laactual definicin de conducta adaptativaque estn adems centrados en el diag-nstico, lo que dificulta en muchos casosel trabajo de los profesionales a la horade garantizar la idoneidad de los apoyosque han de recibir las personas con disca-pacidad intelectual. Conscientes de lanecesidad de un instrumento de talescaractersticas, presentamos todo el pro-ceso de traduccin, adaptacin, valida-cin de contenido inicial y calibracin delos tems de la Escala de Diagnstico deConducta Adaptativa (DABS) que en elmomento actual est siendo desarrolladapor la AAIDD.

    Hemos obtenido informacin suma-mente relevante con respecto a las carac-tersticas psicomtricas de los tems quecomponen la escala. En general, dadoque la media del estadstico infit para

    todas las dimensiones no super el valorde 1,5, podemos concluir que el ajuste denuestros datos al modelo es bueno. Noobstante, el anlisis individual del ajustede los tems, proporcion informacinrelevante sobre cules son aquellos queaportan ms o menos informacin enfuncin del rango de edad en el que sonevaluados. Esta informacin es crucial,puesto que uno de nuestros objetivosfuturos, es determinar el punto de cortepreciso en el que se encuentran tantosujetos como tems en cada uno de losmomentos del desarrollo evolutivo parapoder posteriormente determinar a par-tir de qu punto del continuo de la varia-ble medida podemos considerar que exis-ten limitaciones significativas en conduc-ta adaptativa.

    A pesar de que nuestros resultadoshan sido muy positivos de manera global,es necesario refrendarlos en una muestrade mayor tamao as como realizar unanlisis factorial confirmatorio que dcuenta de la estructura de la conductaadaptativa.

    La investigacin sobre el diagnsticode limitaciones significativas en conductaadaptativa requiere an de mucha inves-tigacin. No obstante, consideramos queesos estudios son necesarios para mejorarlas prcticas profesionales que determi-nan posteriormente un mejor o peorapoyo a las personas con discapacidadintelectual, quienes constituyen unimportante porcentaje de la poblacinespaola (estudios epidemiolgicos esti-man entre el 1% y el 2%). De la realiza-cin de diagnsticos adecuados va adepender la eleccin de las personas paraque puedan participar en los programas yservicios especficos para ellos, evitandoerrores habituales de sub o sobrerepre-sentacin de la poblacin identificada. 46

    SIG

    LOC

    ERO

    Revi

    sta

    Esp

    ao

    la s

    ob

    re D

    isca

    pa

    cid

    ad

    Inte

    lect

    ual

    Vol 4

    1 (3

    ), N

    m. 2

    35, 2

    010

    P

    g. 2

    8 a

    p

    g. 4

    8la conducta adaptativa en personas con discapacidad intelectual

    siglo cero 235 22/11/10 16:47 Pgina 46

  • Bangdiwala, K. (1987). Using SASsoftware graphical procedures forthe observer agreement chart.Proceedings of the SAS Users GroupInternational Conference, 12, 1083-1088.

    Bruininks, R. H., Woodcock, R. W.,Weatherman, R. F. y Hill, B. K. (1985).Development and Standardization ofthe Scales of Independent Behavior.Allen, TX: DLM.

    Hambleton, R. K. y Bollwark, J. (1991).Adapting tests for use in differentcultures: technical issues and meth-ods. Bulletin of the International TestCommission, 18, 3-32.

    Harries, J., Guscia, R., Kirby, N.,Nettelbeck, T. y Taplin, J. (2005).Support needs and adaptive behav-iors. American Journal on MentalRetardation, 110(5), 393-404.

    Harrison, P. L. y Oakland T. (2003).Adaptive Behavior AssessmentSystem Second Edition. SanAntonio, TX: Harcourt Assessment.

    Heber, R. (1959). A manual on termi-nology and classification in mentalretardation. American Journal onMental Deficiency Monographs, 64.

    Karabatsos, G. (2000). A critique ofRasch residual fit statistics. Journal ofApplied Measurement, 1, 152-176.

    Lambert, N., Nihira, K. y Lel, H. (1993).AAMR adaptive behavior scalesSchool (ABS-S:2). Examiners manual(2nd ed.). Austin: TX.

    Linacre, J. M. (2002). Optimizing rat-ing scale category effectiveness.Journal of Applied Measurement, 3,85-106.

    Linacre, J. M. (2009). Winsteps(Version 3.68.0) [Computer Software].Chicago: Winsteps.com.

    Luckasson, R., Coulter, D. A.,Polloway, E. A., Reiss, S., Schalock, R.L., Snell, M. E., Spitalnik, D. M. y Stak,J. A. (1997). Retraso Mental:Definicin, clasificacin y sistemas deapoyo. Madrid: Alianza. [Original eningls: Luckasson, R., Coulter, D. A.,Polloway, E. A., Reiss, S., Schalock, R.L., Snell, M. E., Spitalnik, D. M. y Stak,J. A. (1992). Mental retardation:Definition, classification, and systemsof supports. Washington, DC:American Association on MentalRetardation].

    Luckasson, R., Borthwick-Duffy, S.,Buntix, W. H. E., Coulter, D. L., Craig,E. M., Reeve, A., Schalock, R. L., Snell,M. E., Spitalnik, D. M., Spreat, S.,Tass, M. J. (2004). Retraso Mental:Definicin, clasificacin y sistemas deapoyo (10th Ed.). Madrid: Alianza.[Original en ingls: Luckasson, R.,Borthwick-Duffy, S., Buntix, W. H. E.,Coulter, D. L., Craig, E. M., Reeve,A.,Schalock, R. L., Snell, M. E., Spitalnik,D. M., Spreat, S., Tass, M. J. (2002).Mental Retardation: Definition, clas-sification and systems of supports.Washington, DC: AmericanAssociation on Mental Retardation].

    Montero, D. (2003). Conducta adap-tativa y discapacidad aqu y ahora:algunas propuestas para la mejora dela prctica profesional. En M. A.Verdugo y F. B. Jordn de Urres(Coords.): Investigacin, innovacin ycambio. V Jornadas Cientficas deInvestigacin sobre Personas conDiscapacidad (pp. 257-271).Salamanca: Amar.

    Muiz, J. (1997). Introduccin a laTeora de Respuesta a los tems.Madrid: Pirmide.

    Navas, P., Verdugo, M. A. y Gmez, L.E. (2008). Diagnstico y clasificacinen discapacidad intelectual.Intervencin Psicosocial, 17(2), 143-152.

    47SI

    GLO

    CER

    ORe

    vist

    a E

    spa

    ola

    so

    bre

    Disc

    ap

    aci

    da

    d In

    tele

    ctua

    lVo

    l 41

    (3),

    Nm

    . 235

    , 201

    0 P

    g

    . 28

    a p

    g

    . 48

    Patricia Navas Macho, Miguel ngel Verdugo Alonso, Benito Arias Martnez, Laura Gmez Snchez

    bib

    liog

    rafa

    siglo cero 235 22/11/10 16:47 Pgina 47

  • Sabeh, E. N. (2004). Calidad de vidaen nios de educacin primaria. Tesisdoctoral no publicada. Universidadde Salamanca, Salamanca.

    Schalock, R. L. (1995). Implicacionespara la investigacin de la definicin,clasificacin y sistemas de apoyo de laAAMR de 1992. Siglo Cero, 26(1), 5-13.

    Schalock, R. L. (1999). Adaptivebehaviour and its measurement:Implications for the field of mentalretardation. Washington D.C.:American Association on MentalRetardation.

    Schalock, R. L., Borthwick-Duffy, S. A.,Bradley, V., Buntix, W. H. E., Coulter,M-D., Craig, E. M., Gomez, S. C.,Lachapelle, Y., Luckasson, R., Reeve,A., Shogren, K. A., Snell, M. E., Spreat,S., Tass, M. J., Thompson, J. R.,Verdugo, M. A., Wehmeyer, M. L. yYeager, M. H. (2010). Intellectual dis-ability. Definition, Classification, andSystems of Supports. 11th Edition.Washington, D.C.: AmericanAssociation on Intellectual andDevelopmental Disabilities.

    Schalock, R. L., Luckasson, R.,Shogren, K., Borthwick-Duffy, S.,Bradley, V., Buntinx, W. H. E., Coulter,D. L., Craig, E. M., Gomez, S. C.,Lachapelle, Y., Reeve, A., Snell, M.E.,Spreat, S., Tass, M. J., Thompson, J.R., Verdugo, M. A., Wehmeyer, M. L. yYeager, M.H. (2007). The renaming ofmental retardation: Understandingthe change to the term intellectualdisability. Intellectual and

    Developmental Disabilities, 45, 116-124.

    Sparrow, S. S., Balla, D. A. y Cichetti,D. V. (1984). The Vineland AdaptativeBehavioural Scales. Circle Pines, MN:American Guidance Service.

    Tass, M. J., Schalock, R. L., Balboni,G., Bersani, H., Duffy, S. A., DeValenzuela, J. S., Spreat, S., Thissen,D. M., Widaman, K. F., y Zhang, D.(2008). Diagnostic Adaptive BehaviorScale (DABS). StandardizationVersion. Washington D.C.: AmericanAssociation on Mental Retardation.Manuscrito en preparacin.

    Thompson, J. R., McGrew, K.S. yBruininks, R. H. (1999). Adaptive andmaladaptive behavior: functional andstructural characteristics. En R. L.Schalock, (Ed.), Adaptive Behaviorand its measurement (pp. 15-38).Washington D.C.: AmericanAssociation on Mental Retardation.

    Verdugo, M.A. (2003). Anlisis de ladefinicin de discapacidad intelectualde la Asociacin Americana sobreRetraso Mental de 2002. Siglo Cero,34(1), 5-19.

    Wehmeyer, M. L., Buntinx, W. H. E.,Coulter, D. L., Lachapelle, Y.,Luckasson, R. A., Verdugo, M. A. et al.(2008). The intellectual disability con-struct and its relation to human func-tioning. Intellectual andDevelopmental Disabilities, 46 (4),311-318.

    Wright, B. D. y Masters, G. N. (1982).Rating scale analysis. Chicago: MESA.

    48SI

    GLO

    CER

    ORe

    vist

    a E

    spa

    ola

    so

    bre

    Disc

    ap

    aci

    da

    d In

    tele

    ctua

    lVo

    l 41

    (3),

    Nm

    . 235

    , 201

    0 P

    g

    . 28

    a p

    g

    . 48

    la conducta adaptativa en personas con discapacidad intelectual

    Recibido el 24 de marzo de 2010; revisado el 31 de marzo de 2010; y aceptado el 15 de abril de 2010

    Direccin para correspondencia:

    Patricia Navas MachoInstituto Universitario de Integracin en la Comunidad. Facultad de Psicologa. Avda. dela Merced, 109-131. 37005 SalamancaE-mail: patricianavas@usal.es

    siglo cero 235 22/11/10 16:47 Pgina 48